En la remodelación del Barça 2010-2011 no sólo se contempla apuntalar el lateral derecho sino también el izquierdo. No por descarte de Abidal o Maxwell, que continuarán en la plantilla la próxima temporada, sino para asegurarse un buen heredero. El elegido es Gael Clichy, también del Arsenal. Con Cesc de por medio, la operación se intuye tan enrevesada como costosa pero fuentes del club insistieron en que se intentará su contratación.

De 24 años y nacido en Toulouse, Clichy gusta a Pep Guardiola porque combina velocidad, contundencia y carácter ofensivo. Le quedan dos años más de contrato con los ‘gunners’, pero la irrupción del joven Kieran Gibbs podría facilitar su salida del equipo londinense. El Real Madrid ya intentó una aproximación antes de la llegada de Mourinho y el precio se situó en los 17 millones de euros, cantidad muy alejada de la propuesta económica que se tramitará desde el Camp Nou.

Abidal está a un mes de cumplir los 31 años y esta campaña se ha perdido 20 partidos por culpa de las lesiones, 18 de ellos en el tramo final y con el título liguero en juego. De llegar el francés del Arsenal, Pep destinaría a Maxwell, de 29 años, a tareas del centro del campo como efectuó en diversas ocasiones tanto en Liga como en la Champions League. El brasileño cubrió con solvencia las reiteradas bajas de Abidal.

En el Camp Nou dan prioridad al regreso de Cesc, así que sólo abordarán la contratación de Clichy si se dan las condiciones de diálogo ideales. No pretenden enojar al Arsenal mezclando los dos asuntos. Cada uno tendrá su tiempo y el Barça está volcado ahora con cerrar la ofensiva por Cesc. La contundente nota de los ingleses respondiendo a la oferta de 35 millones efectuada desde Barcelona invita a ir con pies de plomo. En el Emirates Stadium saben que su capitán ha tomado una decisión y será difícil dar marcha atrás. Pese a este complicado escenario, Txiki Begiristain no renunciará a pedir precio por el defensa. Pep le ha señalado como necesario.