Después de tres empates consecutivos (dos ante el Poli Ejido en la primera eliminatoria y uno en la ida frente al Jaén), pocos de los entusiastas aficionados que llenaron el Mini Estadi podían pensar que el resultado final pudiera ser tan claro. Pero lo cierto es que el choque de vuelta de esta segunda ronda ha sido un monólogo de un filial insuperable, que invita a pensar en ascenso.

Los de Luis Enrique quisieron el balón muy pronto. Mejor dicho, se lo escondieron a un Jaén que luchaba por detener la velocidad del juego del filial. Pero faltaba acercarse a Gerardo. Jonathan Soriano fue el primero en probar al meta del conjunto andaluz, pero tuvo que ser a balón parado cuando estallara por primera vez el Mini Estadi.

Y fue Thiago Alcántara quien se vengó de todas las faltas (la mayoría no sancionadas por Martínez Munuera) con un disparo que desvió uno de los componentes de la barrera en un libre directo. Era el minuto 18 y el Barça Atlètic decantaba la eliminatoria.

Sin embargo, ese tanto marcó un antes y un después en la primera parte. Porque el centro del campo del Jaén empezó a funcionar y Rubén Miño pasó por sus primeros aprietos. El meta tuvo que tirar de reflejos para rechazar un mal rechace de Bartra y después para sacar un disparo lejano de Esparza.
La tormenta duró poco, porque los jugadores barcelonistas volvieron a controlar el balón para llegar al descanso con una ventaja mínima que no permitía confianzas.

Quedaban 45 minutos por delante y Luis Enrique siguió confiando en los mismos. Mientras, Alvaro Cervera se vio obligado a relaizar el primer cambio cuando Navarro se lesionó y dejó su puesto a Calderón.

El Jaén salió dispuesto a complicar la vida al filial. Pero la defensa barcelonista respondió a los intentos visitantes con solvencia. Lo más ofensivo fue un disparo de Mena que sacó Miño.

Pero la emoción duró poco más. Justo cuando Jonathan Soriano recibió un balón enviado por Víctor Vázquez, se inventó un disparo antológico desde fuera del área y sorprendió a un atónito Gerardo. Era el 2-0 que daba cierta tranquilidad a los de Luis Enrique.

El asturiano movió ficha para dar mayor consistencia al centro del campo del filial, renunciando a Víctor Vázquez para dar entrada a un Rueda que dio las buenas noches a Gerardo con un chutazo de falta a la cruceta. La afición barcelonista disfrutaba como nunca.

Y aún más lo hizo cuando Thiago demostró que de casta le viene al galgo. El hijo del campeón mundial Mazinho provocó el ¡ohhhh! del respetable con un pase magistral que, como no podía ser de otra manera, acabó con final feliz gracias al disparo casi sin ángulo del bigoleador Jonathan Soriano.

El Mini se vino abajo con el gol y con la salida del terreno de los dos protagonistas, homenajeados por su entrenador con sus sustituciones. Fue el colofón a un festival barcelonista ante un serio rival que no pudo hacer nada. Ahora, a esperar rival. Será el último escollo antes de buscar el soñado ascenso del Barça Atlètic. Ojalá que sea uno de los dos ascensos catalanes, porque el Sant Andreu tambíén está en la guerra. A ello.

Ficha técnica

Barcelona At.: Miño; Ilie, Gómez, Bartra, Espasandín; Oriol Romeu, Sergi Roberto, Thiago Alcántara (Edu Oriol, 76′); Víctor Vázquez (Rueda, 60′), Jonathan Soriano (Benja, 71′) y Nolito.

Real Jaén: Gerardo, Moyano, Espín, Castellanos, Navarro (Calderón, 49′), Galdós (Sergio Ortiz, 80′), Solabarrieta, Mena, Esparza, Fran Machado (Fernando, 63′) y Toledo.

Arbitro: Martínez Munuera (valenciano). Mostró tarjeta amarilla al visitante Moyano.

Goles: 1-0, Thiago (18′); 2-0, Jonathan Soriano (58′); 3-0, Jonathan Soriano (69′).

Incidencias: 14.500 espectadores en el Mini Estadi. El presidente del Barça, Joan Laporta y los candidatos Agustí Bendito, Jaume Ferrer y Marc Ingla presenciaron el choque.