El Regal Barça se ha proclamado campeón de la Euroliga al vencer con contundencia al Olympiakos en París. Los de Xavi Pascual han ofrecido un auténtico recital colectivo y han dominado con autoridad de principio a fin.

Aparte de la ciudad de la luz y del amor, París es la ciudad del Barça. Es en la capital francesa donde el 17 de mayo de 2006 el equipo de fútbol se proclamó campeón de Europa por segunda vez y la sección de baloncesto ha hecho lo propio el 9 de mayo de 2010. En el Palais Omnisports en el que la Jugoplastika de Kukoc (1991) y un tapón ilegal de Vrankovic (1996) le habían negado anteriormente el trono continental, el conjunto que dirige Xavi Pascual ha establecido la justicia histórica.

Se ha adjudicado la segunda Euroliga con mayúsculas. El Regal Barça ha practicado un baloncesto incontestable de principio a fin. El talentoso Olympiacos se ha visto superado en todo momento por el juego eléctrico culé. Ha perdido los cuatro parciales. Y es que ha sido un recital de intensidad colectiva. Evidentemente, los 21 puntos del MVP Navarro y los 14 de Mickeal han sido determinantes, pero el Barça ha forjado su triunfo a partir de una defensa impenetrable y de un amplio abanico de recursos ofensivos. Brillante. Es un campeón de lujo.

El combate entre dos gigantes no ha decepcionado a las expectativas. El Regal Barça ha salido bastante bien parado del intercambio de canastas inicial en el que los dos equipos se han cargado de personales. Navarro y Teodosic han asumido la responsabilidad de inmediato (17-13, min 6). Los pívots azulgranas también han puesto mucho de su parte para frenar el enorme potencial físico del Olympiacos. Gracias al trabajo defensivo y a la fluidez con el balón, se ha escapado de 11 puntos (min 8). El resultado al final del primer cuarto era alto: 28-19. Buena señal.

Controlaban el rebote en ambos lados los de Xavi Pascual, que hacía uso de su extenso banquillo. Sin embargo, los griegos han hecho gala de sus extraordinarias individualidades y parecía que aguantaban el ritmo (35-28, minuto 15). Pero la dirección magistral de Ricky Rubio es irresistible y su equipo ha alcanzado una nueva máxima ventaja (43-30, min 28). Disponer del mejor Navarro y un lúcido Ricky en una cita así es una garantía. Es decisivo. Como lo ha sido la tercera falta de la estrella rival, Teodosic, antes del descanso (47-36).

La reacción ateniense a comienzos del segundo tiempo ha obligado a Pascual a cambiar de base (47-40, min 28). Víctor Sada tendría un papel principal en el resto del encuentro. Tres minutos tardó el Regal Barça en anotar, por medio de un gran Mickeal. El Olympiacos ha fortalecido la defensa e impedía las canastas sencillas que se habían repetido en la primera parte. De todos modos, el equipo, liderado por Juan Carlos Navarro, ha aguantado la embestida del contrario. En el peor momento azulgrana, Sada ha conservado la calma y restablecido el dominio después de un triple genial y una asistencia (60-47, min 27). El momento más delicado del partido había sido superado con éxito (64-50, min 30).

La distancia se intuía inalcanzable para el Olympiakos. El Regal Barça ha confirmado que es el mejor equipo de Europa en un impecable último periodo. No ha dejado ninguna opción al rival. Ha continuado agresivo en defensa y muy clarividente en ataque. Un triple de Morris ha rubricado un 71-52 que lo decía todo (min 34). Recordaba el marcador de la final de 1997, en Roma. El dominador, sin embargo, se ha invertido. Al final, máxima diferencia: 86-68. El Barça manda de nuevo a Europa. Sin discusión.

REGAL FCB, 86
OLYMPIAKOS, 68

Regal FCB: Basile (6), Trias, Rubio (9), Lakovic, Navarro (21), Vázquez (6), Ndong (7), Morris (8), Sada (7), Lorbek (8), Mickeal (14 ) y Grimau.
Olympiacos: Papaloukas (12), Penn, Childress (15), Vujcic (2), Vasilopoulos, Bourossis (9), Halperin, Kleiza (13), Mavrokefalides (1), Beverley, Teodosic (10) y Schortsanitis (6).
Parciales: 28-19 / 19-17 / 17-14 / 22-18
Árbitros: Brazauskas, Bachar y Chambon.