foto_378574_CASComo sucedió en el primer partido el viernes ante el Tottenham, Pep Guardiola volvió a hacer jugar dos equipos diferentes. La novedad es que en esta ocasión jugaron Víctor Valdés y Leo Messi, mientras que no lo hizo Pinto. Y también como el primer día, no jugaron los lesionados Márquez, Maxwell, Henry y Hleb.

Con Henrique, Abidal, Keita y Bojan, además del portero Jorquera, como base del conjunto, el equipo no dio en los primeros 45 minutos la misma buena imagen del primer partido. Guardiola puso en defensa a Montoya y Abidal en los laterales, con Henrique y Muniesa en el centro. El medio campo fue para Rueda, Keita y Víctor Sánchez y delante optó por Gai Assulin, Bojan y Rochina, que se intercambiaron constantemente las posiciones.

El frío ambiente en unas gradas casi vacías y la teórica y práctica inferioridad del rival, hicieron que el Barcelona jugara a un ritmo inferior al del viernes contra los ingleses. De hecho, el conjunto egipcio del Al-Ahly plantó más cara de lo esperado. Los de Pep Guardiola se pudieron adelantar en el marcador a los dos minutos, cuando a la salida de un córner, el portero no pudo blocar bien el balón, pero Keita tampoco pudo acertar a rematar.

El primer gol llegó a los 15 minutos, con una muy buena acción individual de Bojan, que entró por la banda derecha hasta dentro del área y de disparo raso y cruzado batió al portero Abdel Hameed. En la jugada el jugador catalán recibió una fuerte entrada en el tobillo, pero aunque estuvo unos minutos fuera del terreno de juego, pudo acabar el primer tiempo sin problemas.

Parecía que con el gol el juego del Barça tenía que ir a más. Pero fue al contrario. El equipo se relajó y los egipcios vieron que podían tener sus opciones. En el minuto 25, Abou Treka, de cabeza, obligó a Jorquera a hacer una buena parada. Un minuto después, Ahmed Ali remató fuera y en el 30 llegó el empate. Acción individual por la banda derecha de El Egezy, que entra hasta dentro del área y bate a un indeciso Jorquera.

Parecía que el primer tiempo podía acabar con sorpresa, pero el Barça reaccionó. El primer aviso llegó a los 34 minutos con un centro medido de Bojan y remate de cabeza de Víctor Sánchez que detuvo bien el portero egipcio. Y a los 40 minutos llegó el 2-1. Golazo del canterano José Manuel Rueda, con un fortísimo disparo desde 30 metros que se coló por la escuadra de la portería de Abdel Hameed. Antes del descanso, aún pudo marcar Rochina, pero su buen disparo lo atajó el portero egipcio. Así pues, con el 2-1 los dos equipos se fueron a vestuarios.

En el descanso, Guardiola propuso un equipo totalmente nuevo, con Valdés en la portería. Dalmau y Espasandín en los laterales y Fontàs y Martín Cáceres en el centro de la defensa. El centro del campo era para Dos Santos, Gudjohnsen y Touré y la delantera para Pedro, Messi y Jefrren.

Era, por lo tanto, el estreno de Leo Messi, que no jugó el primer partido. El Barcelona salió con un mayor control del balón en el centro del campo. Ello le permitió a su vez llegar con más peligro a la portería rival y así, a los diez minutos, llegó el tercer gol. Excelente pared entre Pedro y Messi para que Pedro centrara y en el segundo poste, Jeffren, totalmente solo, rematara al fondo de la portería.

En el gol se lesionó el portero Amir Abdel Hameed, al recibir un rodillazo involuntario en la cabeza por parte de Gudjohnsen y el juego estuvo cinco minutos interrumpido. Pero en la reanudación, el Barça siguió con su dominio y llegando bien a la portería egipcia. En el minuto 21, Gudjohnsen abrió el juego a la banda derecha para Pedro, que entró dentro del área y de disparo cruzado marcó el cuarto gol barcelonista.

Los egipcios, y eso hay que agradecérselo, no se encerraron en ningún momento en su área, sino que buscaron la portería de Valdés, dándole más espacios libres a los barcelonistas. Lo tuvo Jeffren (27′) para entrar dentro del área por la banda izquierda, pero el portero despejó su remate. Los egipcios siguieron buscando su segundo gol y Valdés lo evitó a los 33 minutos, despejando un disparo de Forkey y a los 36, atajando otro chut de Ahmed Ali.

En los últimos minutos el partido estaba roto. El joven Dalmau (37′) se plantó ante el portero del Al-Ahly, que le despejó su disparo. Messi recibió unos cuantos golpes en los tobillos que le hicieron enfadarse un poco.

Y se acabó. El colegiado ni siquiera añadió los cinco minutos que había estado parado el juego tras la lesión del portero egipcio. No había necesidad. El Barça se llevó el segundo partido de pretemporada con la claridad en el marcador que se podía esperar, pero sin demasiada brillantez. Y es que no podemos olvidar que el equipo aún no lleva ni una semana entrenando y que está jugando sin buena parte de su columna vertebral.

Ficha técnica

Al-Ahly: Amir Abdel Hameed, Ahmed Ali, Wael Gomaa, El Sayed, Gilberto, Ashour, Eno, Fahty, Aboutrika, Hassan y El Egezy. También jugaron: Shebeita, Doe Forkey, Abdallah Farouk, Ahmed Adel Abdel Moneim, Osama Hosny.
FC Barcelona: Primer tiempo: Jorquera; Montoya, Henrique, Muniesa, Abidal; Rueda, Keita, Víctor Sánchez; Gai Assulin, Rochina y Bojan.  Segundo tiempo: Valdés, Dalmau, Fontàs, Martín Cáceres, Espasandin, Gudjohnsen, Touré, Messi, Pedro y Jeffren
Goles: 0-1, Bojan, (15′), 1-1, El Egezy (30′), 1-2, Rueda (40′), 1-3, Jeffren (55′), 1-4, Pedro (66′).