foto_378269_CASUn mes y 28 días después de tocar la gloria en Roma, el Barça arrancó su preparación estival con la disputa de la Wembley Cup, un cuadrangular a dos partidos en el que se disputan el título Barça, Tottenham, Celtic y Al-Ahly.

Poco tuvo que ver el equipo que presentó Guardiola en Londres con aquel once histórico que consiguió la Champions el 27 de mayo. Y es que con los internacionales aún de vacaciones y las bajas de Eto’o y Sylvinho, los canteranos tomaron el protagonismo en el primer once de la temporada. Touré y Abidal fueron los únicos ‘habituales’ presentes en el equipo titular contra el Tottenham, en el que tampoco encontraron sitio de inicio las dos caras nuevas de la temporada: Maxwell y Cáceres.

Lo que no ha cambiado nada, sin embargo, es la filosofía del conjunto azulgrana: Presión, posesión de balón, vocación ofensiva, rapidez… fueron la tónica de todo el partido. Y eso que el rival, el Tottenham, no fue para nada el típico contrincante sin calidad de algunos partidos de pretemporada. Hasta siete titulares alineó Harry Redknapp, nuevo técnico del conjunto inglés.

La primera oportunidad del Barça no tardó en llegar. Corría el minuto 7 de la primera parte cuando Abidal no acertó a rematar un buen centro desde la media de Touré Yayá. El de Costa de Marfil no sólo ha vuelto en plena forma, sino que volvió a mostrar toda su capacidad ofensiva. De hecho, el primer gol de los azulgranas nació precisamente de sus pies.

Tan sólo había pasado media hora de partido, cuando el centrocampista azulgrana, en una jugada parecida a la del gol que marcó en la pasada final de la Copa del Rey, recogió un balón en la media y se coló en el área sorteando a todos los jugadores del Tottenham que encontró por su camino. En esta ocasión, sin embargo, su remate fue interceptado por un defensa inglés, que no acertó en el rechace. El esférico cayó a pies de Bojan, quien, muy atento, marcó de chut raso y ajustadísimo al poste.

Tres minutos después, el árbitro impidió que el Barça aumentara la ventaja en el marcador al anular erróneamente un gol de Pedro. El canterano se había plantado solo ante Cudicini, después de un buen pase de Gudjohnsen.

Con el paso de los minutos, el Barça empezó a notar algo la falta de ritmo y el partido tomó un aire más disputado. Fue en ese ‘impasse’ donde el Tottenham tuvo la que fue sin duda su mejor oportunidad de la primera mitad. Primero fue Modric, con un trallazo, quien estrelló el balón en el larguero. En la siguiente jugada, Assou-Ekotto hizo lucirse a Jonquera, que consiguió enviar a córner una envenenada volea del jugador inglés (min.38).

Un potente disparo de Víctor Sánchez a un minuto del final, fue la única jugada destacada del Barça antes de que el árbitro señalara el camino hacia los vestuarios. Tras el descanso, un nuevo once, todavía más joven y con un debutante Henrique, tomaría el relevo.

Pese a jugar con tan sólo tres jugadores del primer equipo (Pinto, Keita y Henrique), el Barça consiguió mantener las buenas sensaciones de los primeros 45 minutos. Algo menos ofensivo tras la sustitución de Bojan y Pedro, la primera ocasión tras el descanso vino de la mano de Keita (min. 64). El azulgrana disparó con potencia un balón desde fuera del área. Su chut, sin embargo, se fue por encima del travesaño.

Jeffrén, en el 70’, y Rochina, en el 73’, pudieron ampliar la ventaja azulgrana, pero sus disparos no llegaron a buen puerto.

Los minutos pasaban y el Barça tenía el partido controlado, pero un error en una salida de Pinto propició que el Tottenham empatara el marcador en la recta final del partido (83’). Livermore, libre de marca, cabeceó a la red un balón colgado al área, aprovechando la indecisión del meta azulgrana en su salida.

Un error, sin embargo, que no puede empañar el buen juego exhibido por un Barça, repleto de canteranos, pero con grandes detalles de calidad. ¡La temporada promete, señores!

Ficha técnica:

Tottenham Hotspur: Cudicini; Hutton, Huddlestone, Corluka, Assou-Ekotto; Lennon, Wilson Palacios, Jenas, O’Hara, Modric; Defoe. También jugaron: Danny Rose, Robbie Keane, Gomes, Chimbonda, Livermore, Dervite y Bostock.
Barcelona: Jorquera; Montoya, Cáceres, Fontàs, Abidal; Touré, Víctor Sánchez, Gudjohnsen; Pedro Rodríguez, Gai Assulin y Bojan. También jugaron: José María Rueda, Jeffrén Suárez, Rubén Rochina, Jonathan Dos Santos, Keita, Pinto, Henrique, Eduard Oriol, Espasandín, Muniesa.
Goles: 0-1: m.31: Bojan, 1-1: m.83: Livermore.
Árbitro: Mark Hasley.
Incidencias: 47.500 personas se acercaron al renovado estadio de Wembley para ver el partido. En los prolegómenos del encuentro, Billy Wingrove, conocido en el Reino Unido por su habilidad con la pelota, dio muestras de su talento al hacer malabares con el balón con música del recientemente fallecido Michael Jackson de fondo.