IbraEn una reunión relámpago ayer por la noche en Milan, Joan Laporta, Txiki Begiristain y Raúl Sanllehí consiguieron llegar a un acuerdo con el presidente del Inter, Massimo Moratti, por el que Ibrahimovic se convertirá en jugador blaugrana por 40 millones de euros más el traspaso de Samuel Eto’o y la cesión por un año de Hleb. Laporta se presentó en Milán casi de improviso tras su viaje a Ucrania. Los dos presidentes habían acordado verse de nuevo después de la visita de Moratti a Barcelona a principios del mes de junio.

El Barça presentó una oferta de cuarenta millones de euros más Eto’o y la cesión de Hleb que interesó al máximo mandatario interista, sobretodo después de constatar que Ibrahimovic quería ir al Barça, como le había dicho personalmente a primeras horas de la tarde. De inmediato, se contactó con Samuel Eto’o, que dio su consentimiento a la operación.

Ibrahimovic siempre había sido el objetivo prioritario del Barça y el delantero preferido por Guardiola, que veía en el sueco al ariete de referencia que necesitaba para su esquema de juego. Las altas cifras que se movían en la operación habían dificultado el cierre del acuerdo, pero tras los últimos acontenimientos vividos en torno a Villa y Samuel Eto’o volvieron a iniciarse los contactos. Después de constatar que el Valencia se mostraba inflexible en el traspaso de Villa y que a Samuel Eto’o se le cerraban las puertas del Manchester City se retomó la posibilidad de una negociación que incluyera el trueque del sueco y el camerunés. Tras los últimos contactos de Laporta y Txiki Begiristain con Guardiola, se decidió pasar a la acción con la máxima celeridad. Se trataba de poder fichar al jugador que quería Guardiola y, de paso, resolver la salida de Eto’o. Dicho y hecho, el presidente barcelonista contactó con Massimo Moratti y acordaron una reunión de urgencia para ayer por la noche. Laporta tenía el OK de Eto’o y Moratti preguntó a Ibrahimovic su disposición a ir al Barça. La respuesta fue positiva, hasta el punto de que el propio dirigente interista reconoció anoche que la operación se había efectuado básicamente para atender los deseos de su jugador. Obviamente, también la operación económica es importante, Mourinho se asegura un recambio de primer nivel para Ibrahimovic y la cesión de Hleb, un jugador muy bien valorado por el técnico portugués.

Por otra parte, Ibrahimovic se mostró dispuesto a rebajar sus pretensiones económicas para recalar en el Camp Nou porque está convencido de que es en ese club donde puede alcanzar su mayor sueño, la conquista de la Champions League.

Como es sabido, dentro del orden salarial del barcelona, Leo Messi ha de ser el jugador con la ficha más alta de la plantilla, algo que no cambiará con la llegada del sueco, que, eso sí, estará cerca de la ficha del fenómeno argentino. Por su parte, Samuel Eto’o pidió al Inter 65 millones por cinco temporadas, cosa que nunca fue un impedimento para el club italiano dado que Ibrahimovic cobraba 12 millones por temporada. Tanto Guardiola como Mourinho han visto satisfechos sus deseos con esta operación, pues no hay que olvidar que el técnico portugués cuando dirigía al Chelsea ya se lo quiso llevar a Inglaterra. Por otra parte, el hecho de que el representante del sueco, Mino Raiola, sea el mismo que el de Maxwell ha facilitado la operación y, sobretodo, la rapidez con la que se han llevado a cabo las negociaciones que finalmente han concluido con éxito.