El Barça Atlètic puede respirar más tranquilo tras su paso por Ibiza. El reencuentro con la victoria, en el primer triunfo lejos del Mini Estadi, permiten sumar tres puntos balsámicos que sirven para eludir las plazas de descenso y encaramarse hasta la zona de promoción. Por primera vez en esta temporada, los de Luis Enrique sacaron provecho a un correcalles en toda regla y sentenciaron con un golazo en el que contaron con la inestimable ayuda del meta local.

El partido estuvo trabado desde el inicio. Entre la dureza de los locales, la mala circulación de balón de los azulgrana y el pésimo estado del terreno de juego tras las intensas lluvias caídas, se hizo muy complicado hilvanar más de tres pases seguidos. El resultado no fue otro que las continuas imprecisiones y un centro del campo en el que ninguna de las dos escuadras supo hacerse con el control. Sólo a través de los errores propios y gracias a acciones aisladas se propiciaron algunas acciones de gol. Nada reseñable salvo la lesión de Rochina, aunque todo quedó en una fuerte contusión en su tobillo.

Lo sucedido en la segunda parte fue una historia radicalmente diferente. Luis Enrique rompió las hostilidades en el vestuario y varió el signo del partido con la entrada en juego de Maric y la consigna de recurrir a un fútbol mucho más directo. Y ya lo creo que lo consiguió. El Barça Atlètic aparcó su juego en corto y empezó a desplegarse con mayor verticalidad. El resultado no se hizo esperar y transcurrido un cuarto de hora, a la salida de un córner, llegó el desbarajuste. Botía y Assulin tras una excelente acción de Maric-, situaron el 0-2 en el marcador en sólo tres minutos. Todo parecía visto para sentencia.

Pero se repitió la historia de choques anteriores. Toda la efectividad ofensiva contrastó con unas increíbles lagunas defensivas. El partido derivó en un ir y venir sin sentido y el Eivissa salió mejor parado inicialmente. Su reacción fue fulgurante y restableció la igualdad con dos goles en menos de cuatro minutos.

El partido estaba roto y los errores se sucedían. Uno clamoroso del meta Manu permitió que Longás, desde la frontal del área, sentenciara el partido. Hasta el pitido final, todo fueron sustos y penas, pero no hubo más cambios. El filial amarró un triunfo vital para iniciar su escalada.

2-Ibiza: Manu, José García, Biel Guasp, Joan Castillo, Germán, Pitu Rial (Raúl Garrido 65’), Javi Moreno (Pisano 40’), Sanz, Raúl Rodríguez, Jonan y Horuss.

3-Barcelona Atlétic: Miño, Joni, Espadansín, Verdés, Botía, Xavi Torres, Nolito, Longás, Rochina (Maric 46’), Abraham y Gai.

Goles: 0-1 Botía (58’), 0-2 Gai (61’), 1-2 Jonan (66’), 2-2 Pisano ( 69’), 2-3 Longás (72’).

 

http://www.sport.es