El fútbol volvió al Camp Nou después de la trabajada victoria en San Mamés y del parón por compromisos internacionales. ¡Y volvió de qué manera! Cinco goles como cinco soles le endosó el Barça al Almería en solo media parte. Media parte para enmarcar, media parte de ensueño que desquició a los de Arconada y que hizo las delicias de los 63.566 espectadores que presenciaron el encuentro.

Guardiola repitió el once del primer partido de Liga, el que perdió en Soria, pero este Barça ha crecido desde aquella primera jornada de Liga. Sobre todo en efectividad. El Almería salió con desparpajo, buscando sorpender a la irregular defensa culé, y se llevó un zarpazo a las primeras de cambio.

Eto’o recogió un mal rechace de la defensa andaluza y colocó el 1-0 (4′) sin despeinarse. Lo más difícil estaba hecho. El Barça había salido a decidir, sin confiarse y lo demostró cuando, en la segunda llegada peligrosa, Iniesta se coló en el área, cedió atrás a Messi y el centro-chut del argentino se convirtió en un pase a Henry para que el francés marcara a placer (2-0, 11′).

Un cuarto de hora y el Barça ya ganaba 2-0 y encima dominaba con un insultante 75% de posesión de balón. El Almería intentó recortar distancias con más corazón que acierto pero la noche era azulgrana y el nombre propio, si hubo uno, fue Samuel Eto’o. El camerunés, delantero centro nato, solo tuvo que esperar en el área pequeña para que Iniesta y Xavi le regalaran el 3-0 (20′) y para que Messi hiciera lo propio con el 4-0 (23′).

El argentino fue una pesadilla para Guilherme y la pareja Xavi-Iniesta volvieron a demostrar que están en estado de gracia. Cuando la conexión entre estos dos jugadores funciona pocos equipos pueden parar al Barça y el Almería fue buena prueba de ello.

El equipo disfrutaba, gustaba y se gustaba, y no bajó la intensidad en todo el primer tiempo. Tanto que desquició a Negredo, el delantero centro del Almería que fue como una locomotora contra Márquez y terminó expulsado (29′).

En media hora el Barça ganaba 4-0 y el Almería estaba con 10 hombres. Y el partido, sentenciado. Solo faltaba la guinda que se encargó de colocar Dani Alves. El brasileño se estrenó como goleador con el Barça en la Liga después de servir con potencia una falta lejana que se coló pegada al palo derecho del Alves del Almería (5-0, 36′).

Antes de la media parte, Messi estuvo a punto de unirse a la fiesta. Nueva jugada personal por la derecha y tiro cruzado a las manos del portero del equipo andaluz.

La segunda parte no tuvo apenas historia. El Barça siguió dominando pero no quiso ensañarse con un rival en inferioridad. Un control de Henry que terminó con disparo alto y una nueva lección de Iniesta con pase de la muerte que no llegó a rematar nadie fueron lo mejor del segundo tiempo.

Después Guardiola se dedicó a reservar jugadores, a mover el banquillo y a arrancar aplausos para los Henry, Alves y Touré, que fueron sustituidos por Hleb, Bojan y Víctor Sánchez.

En cuanto a ocasiones solo Eto’o estuvo a punto de cambiar el ‘hat trick’ por un ‘poker’ pero su remate a pase de Hleb salió fuera por los pelos (89′). Tampoco hacía falta. El Barça que golea, el Barça que cada día gusta y se gusta más, volvió a ganar con solvencia, suma nueve victorias consecutivas, Eto’o ya es pichichi de la Liga y el equipo se acuesta como nuevo líder de Primera.

5- FC Barcelona: Víctor Váldes; Dani Alves (Víctor Sánchez, 73’), Puyol, Márquez, Abidal; Xavi, Toure (Hleb, 57’), Iniesta; Messi, Eto’o y Henry (Bojan, 65’).

0-Almería: Diego Alves; Bruno, Guilherme (Ortiz, 85’), Pellerano, García; Soriano, Julio Álvarez, Juanma Ortiz (Natalio, 79’), Corona; Crusat (Mané, 46’) y Negredo.

Goles: 1-0 Eto’o (5’). 2-0 Henry (13’). 3-0 Eto’o (20’). 4-0 Eto’o (24’). 5-0  Alves (36’).

Árbitro: Pérez Burrull, del comité cántabro. Mostró cartulina amarilla a Crusat (30’), Juanma Ortiz (43’) y Soriano (79’). Mostró roja directa a Negredo (29’).

 

http://www.sport.es