El Barça Atlètic continuará una semana más en zona de descenso después de sufrir una dura e inapelable derrota ante el Alcoyano. El filial barcelonista fue todo corazón, se desfondó sobre el terreno de juego y tuvo sus opciones, pero una vez más se enfrentó a un rival con mucho oficio, que tapó todas las vías de penetración y que aprovechó sus llegadas. Argumentos más que suficiente para ganar en Segunda División B.

La historia del partido fue nefasta para el conjunto blaugrana, aunque pudo ser muy distinta si la suerte, por una vez, hubiera sido una aliada. Nolito se marchó por velocidad a los cuatro minutos y su potente disparo cruzado se estrelló en el larguero. El Bar-ça Atlètic empezaba a carburar con un Gai Assulin incisivo por la banda izquierda y un Rochina que evidenció que está preparado para ser un ‘refuerzo’ de lujo, aunque ayer apenas pudo lucirse ante los contundentes centrales que tuvo enfrente.

El Alcoyano calmó el empuje inicial barcelonista con sus primeras llegadas peligrosas. Patri falló una clamorosa oportunidad en boca de gol y Barrena cayó en el área de forma sospechosa antes de que Diego Jiménez empalmara una volea que entró por toda la escuadra. El gol fue un mazazo para el filial, que sufrió dos nuevas oportunidades en botas del propio Diego Jiménez y Sergio Mora antes del descanso.

El intermedio no sirvió para cambiar la dinámica del partido. Al contrario, Linares cabeceó fuera por escasos centímetros tras una dubitativa salida de Miño en el aviso del segundo gol, obra del mismo ariete del Alcoyano tras una serie de recortes, acompañados de algo de fortuna, en el área. La última oportunidad del Barça Atlètic de engancharse al partido llegó con una brillante jugada de estrategia que Abraham envió al larguero.

Luis Enrique se la jugó en la última media hora con sólo tres defensas en el campo, pero el equipo ya estaba agonizando. El árbitro tampoco ayudó al anular por fuera de juego un gol de Maric al empujar sobre la línea un lanzamiento de Gai. Fue el remate definitivo a otro partido para olvidar del filial, que encadena tras derrotas consecutivas en el Mini y se complica su futuro.

http://www.sport.es