Ya lo dice la historia. Un partido entre el Barça y el Atlético de Madrid es sinónimo de espectáculo, pero el de este sábado en el Camp Nou sobrepasó lo escrito. Una primera parte para enmarcar, con seis goles y un sinfín de detalles de calidad significó la confirmación de que el Barça de Guardiola está en el buen camino.

Y eso que las cosas no parecían empezar muy bien para los azulgranas, que perdieron a Alves minutos antes del partido. El brasileño, aquejado por unas molestias musculares, tuvo que ser descartado por el técnico, que como ya viene siendo habitual, sorprendió en su once volviendo a confiar en Gudjohnsen y Busquets.

No le salió mal el ‘invento’ de la noche a Guardiola, que vio cómo sus jugadores hacían los deberes y se adelantaban en el marcador en tan sólo tres minutos. Una jugada de estrategia en el lanzamiento de un córner permitió a Márquez, completamente libre de marca, cabecear un balón a la red y estrenar el marcador de la goleada azulgrana (1-0).

Todavía no se habían recuperado los culés de la sorpresa de ver a su equipo por delante en tan pocos minutos, cuando Messi decidió hacer de las suyas y forzó un penalty al ser derribado por Ujfalusi dentro del área. A Iturralde, el colegiado del encuentro, no le tembló el pulso y Eto’o, sin dudas, marcó el segundo para los azulgranas. Las expectativas empezaban a cumplirse, pero todavía quedaba mucho fútbol por ver para suerte de los más de 75.000 aficionados que ocuparon las gradas del Camp Nou.

El Atlético de Madrid, atónito ante el increíble ritmo que imprimían los azulgranas, no sabía como reaccionar. El ‘Kun’ Agüero, su estrella, no tocaba balón, mientras que Messi seguía haciendo de las suyas. Fue precisamente el argentino quien volvió a liarla en el minuto 7 de la primera parte al hacer subir al marcador el tercer gol del Barça. El delantero tomó el número a los jugadores madrileños al sacar rápidamente una falta sin pedir distancia al colegiado. De nada sirvieron las quejas de los de Aguirre, que interpretaban que el azulgrana había pedido barrera (3-0).

Tras el tercero, el Barça se relajó y un fallo de Busquets, que empezó algo dubitativo, permitió al Atlético recortar distancias. El canterano perdió un balón a 20 metros del área, con el que Maxi Rodríguez se inventó un obús imparable para el meta azulgrana (3-1). Un gol que fue la única nota negativa del encuentro. Y es que los de Guardiola no han conseguido todavía mantener su portería a cero en ninguno de los partidos que han disputado esta temporada.

Pero ni el gol en contra frenó las aspiraciones azulgranas. Los de Guardiola, luciendo un fútbol brillante, siguieron lanzados en ataque y el cuarto no se hizo esperar. Era el minuto 18 cuando Eto’o bajó con el pecho un buen pase de Xavi, regateó a Ujfalusi y batió de nuevo a Coupet (4-1). Un gran gol del camerunés, que acabó el partido algo enfadado, cuando Guardiola decidió substituirlo en la segunda parte para dar entrada a Henry.

El partido ya no podía estar más de cara para los azulgranas, que no paraban de regalar jugadas de gran calidad a los aficionados del Camp Nou, completamente desatado por la euforia. Y es que pese a la abultada ventaja en el marcador y la gran superioridad, el Barça siguió presionando y mirando hacía la portería. Un trabajo que en el minuto 28 tuvo de nuevo recompensa en forma de gol. En esta ocasión fue Gudjohnsen, quien aprovechó un balón suelto en el área tras un disparo al palo de Iniesta para hacer subir el quinto al marcador.

El Camp Nou ya era una auténtica fiesta, y los jugadores del Barça siguieron sumándose a ella. Para suerte de los colchoneros no cayeron más goles antes del descanso, aunque Messi puso en aprietos a la zaga madrileña en numerosas ocasiones. Y es que pese a lo que opine Maradona, el azulgrana está muy por encima del crack colchonero.

Tras el descanso, el Barça levantó el pie del acelerador y el espectáculo se trasladó hasta la grada, que no paró de animar y corear a todo el equipo. Guardiola decidió dar descanso a los cracks; y Eto’o, Messi y Xavi dieron paso a Henry, Bojan y Keita.

Precisamente el francés fue el autor del último gol azulgrana. Corría el minuto 72 cuando ‘Titi’ culminó una gran jugada colectiva, que bien pudo resumir el fútbol desplegado por los de Guardiola durante todo el partido (6-1). Y es que el Barça recordó en el Camp Nou al mejor de los Dream Team con un juego ofensivo, inteligente y, sobretodo, de equipo.

6-Barcelona: Valdés; Puyol, Márquez, Piqué, Abidal, Sergio Busquets, Xavi (Keita, 74’), Gudjohnsen, Messi (Bojan, 70’), Iniesta y Eto’o (Henry, 60’).

1-Atlético de Madrid: Coupet; Perea, Heitinga, Ujfalusi, Antonio López; Luis García (Pernía, 46’), Assunçao, Raul García, Maxi Rodríguez (De las Cuevas, 21’), Agüero (Banega, 58’) y Sinama Pongolle.

Goles: 1-0: Márquez (3’), 2-0, Eto’o (p) (5’), 3-0: Messi (8’), 3-1 Maxi Rodríguez (13’), 4-1 Eto’o (18’), 5-1 Gudjohnsen (28’), 6-1 Henry (74’).

Árbitro: Iturralde González (Colegio vasco). Mostró cartulina amarilla a Maxi Rodríguez (9’), Antonio López (32’), Heitinga (33’), Ujfalusi (52’), Márquez (55’) y Henry (63’).

 

http://www.sport.es